Pequeños trucos para ampliar el vocabulario del niño

“Antes de los dos años, cero pantallas”, por Catherine L’Ecuyer
1 octubre, 2018
Ayudas para la escolarización infantil en Canarias
9 octubre, 2018
Mostrar todo

Con algunos pequeños cambios en nuestro día a día, a la hora de interactuar con nuestros pequeños, podemos conseguir que poco a poco vayan ampliando su vocabulario sin apenas darnos cuenta.

Pequeños trucos para ampliar el vocabulario del niño

Con unas sencillas pautas podemos enseñar a nuestros hijos cómo aprender nuevas palabras.

  1. Cada vez que te salga decir palabras que no signifiquen nada por sí solas (esto, aquello, allí…), añade la palabra concreta a la que te referías. Por ejemplo, cuando le digas “recoge eso del suelo” es bueno que seguidamente le digas qué es “eso” (podrías decir, en su caso algo así como: “Recoge eso del suelo. El envoltorio que se te ha caído lo tiras y la pieza del juguete me la das, que yo la guardo”).
  2. Para repetir las cosas, usa sinónimos. Por simple que parezca este consejo, a menudo nos estancamos en una misma palabra, especialmente cuando los niños no nos están atendiendo y pensamos que no nos han escuchado. No pienses eso, quizás no ha analizado lo que le has dicho pero las palabras sí han entrado en su cabeza. Darle la misma información en distintas palabras, además de ser más enriquecedor, hará también que atienda antes.
  3. Toca, huele y gesticula siempre que puedas. Las palabras que pasan por todos los sentidos son mucho más fáciles de recordar. Todas ellas ya se oyen y, en el caso de que no se vean, es probable que puedas tener más información de ellas atendiendo a otros sentidos del cuerpo. Cuanta más información reciba de las palabras mucho mejor para luego acordarnos de ellas.
  4. Dibuja situaciones. Coger papel y lápiz para representar, por ejemplo, lo que habéis hecho durante el fin de semana es una buena forma de fijarse en los detalles que queremos resaltar. Cuantos más detalles dibujemos mejor, porque cada uno de ellos tiene una palabra concreta que lo define y muchos matices asociados al dibujo que lo enriquecen. Habla de lo dibujado y explica con detalle cada elemento con sus matices para enriquecer el vocabulario de tu hijo/a.
  5. Leed en voz alta juntos, aunque él o ella ya sepa leer solo/a. De esta forma escuchará nuevas formas de usar las palabras (diferentes contextos, tonalidades o dobles sentidos, entre otras cosas), que le permitirá entender mejor cómo usarlas. Además, seguro que aparecen vocablos que nunca antes habías usado delante suyo, por simple éste que sea.

Fuente: guiainfantil.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *