Qué pasa cuando criamos a nuestros niños en la empatía

Pizquito recibe el diploma de la Asociación Nacional de Seguridad Infantil por su implicación en la campaña #OjoPequealAgua
18 Septiembre, 2017
Antes de cruzar recuerda siempre “miramos y cruzamos”
26 Septiembre, 2017
Mostrar todo

Empatía es ponernos en los zapatos de los demás, sentir lo que sienten y entender sus dolores y sus alegrías como si fueran nuestras. Es tratar de comprender el punto de vista de los otros, entender cómo piensan y sienten, manteniendo nuestro propio criterio. Resulta fundamental a la hora de explicar los determinantes de la conducta y establecer relaciones interpersonales saludables en ausencia de prejuicios.

Qué pasa cuando criamos a nuestros niños en la empatía

Estos son algunos de los frutos que nos reporta la empatía en nuestra vida en general:

  1. Facilita la sintonía emocional

Las personas empáticas conectan rápidamente con los demás, logrando hacer sentir cómodos a la gran mayoría y consiguiendo que las relaciones interpersonales parezcan más sencillas.

  1. Nos ayuda a ser más objetivos y justos

Mantener la ecuanimidad, sin impregnarse de la emoción ajena (simpatía), ayuda a ir más allá del prejuicio aparente y a comprender a la persona desde una perspectiva mucho más integral.

  1. Nos describe como personas respetables y respetuosas

La mejor manera de ganarse el respeto de los demás es mostrándolo nosotros mismos, aún a pesar de nuestras posibles divergencias con los puntos de vista que expongan nuestros interlocutores.

  1. Mejora la autoestima y estimula nuestro aprendizaje

Sentir que provocamos un efecto positivo en los demás funciona como un poderoso reforzador personal. además, el ejercicio empático nos permite aprender de la visión ajena, enriqueciendo el prisma de la realidad con perspectivas diferentes.

  1. Transmite generosidadAquellas personas que demuestran empatía se orientan a la colaboración y gozan de mayor éxito en sus grupos de referencia. funcionan como brillantes catalizadores del cambio a la hora de influir en los demás para alcanzar objetivos comunes.
  2. Consolida las relaciones profesionales y las mantiene en el tiempo

    Obrar empáticamente aumenta la fortaleza de los vínculos. este aspecto adquiere una relevancia singular en negociación. también en aquellos casos en los cuales es preciso sellar alianzas a corto, medio y largo plazo basadas en la confianza.
  3. Ofrece nuestra vertiente más pacífica y constructiva. Existen numerosas evidencias científicas que corroboran que empatía y violencia son, neuropsicológicamente, incompatibles entre sí. mientras nuestra comprensión aumenta, decrece nuestra inclinación a la beligerancia y mejora la manera en la que somos percibidos socialmente.

Fuente: culturainquieta.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *