¿Para qué educamos?, por Jesús C. Guillén, profesor e investigador

¿Le trajeron los Reyes Magos todo lo que pidieron nuestros Pizquitos?
8 enero, 2019
Una jueza avala que se impida matricular a un menor en una guardería por no estar vacunado
17 enero, 2019

Hoy compartimos con ustedes esta interesante charla del diario El País, bajo el proyecto del BBVA “Aprendemos juntos, un proyecto de educación para una vida mejor”, con Jesús C. Guillén, investigador y profesor del postgrado de neuroeducación de la Universidad de Barcelona y autor del blog: ‘Escuela con cerebro’.

¿Para qué educamos?, por Jesús C. Guillén, profesor e investigador

En su último libro ‘Neuroeducación en el aula. De la teoría a la práctica’, Jesús C. Guillén plantea una nueva mirada sobre cómo mejorar los procesos de aprendizaje gracias al conocimiento del funcionamiento del cerebro. «Desde el enfoque de la neuroeducación es imprescindible un aprendizaje desde, en y para la vida», afirma.

Guillén colabora con el grupo de investigación del postgrado del Instituto de Ciencias de la Educación de la Universidad de Barcelona, ​​el máster en neurodidáctica de la Universidad Rey Juan Carlos y la diplomatura ‘neurociencias y emociones en el aprendizaje’ de la Universidad nacional Villa María de Argentina.

El investigador destaca las funciones ejecutivas que influyen en el éxito en la vida de una persona, como la memoria de trabajo para recordar la información y la flexibilidad cognitiva e insiste en la importancia que estas tienen en la educación.

«Las funciones ejecutivas nos diferencian de otras especies, nos permiten planificar y tomar decisiones adecuadas», dice.

Para Guillén, la neuroeducación supone un avance para las metodologías de aprendizaje activo, ya que fomentan el desarrollo de diversas competencias para la vida. Esto es posible gracias a la plasticidad de nuestro cerebro. «No decimos que el aprendizaje de las matemáticas o la lectura no sean importantes, pero deberían compartir protagonismo con otras disciplinas como la educación física, la educación artística y la educación emocional», concluye el investigador.

Aquí les dejamos con la charla íntegra:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *