Es necesario defender la infancia de los niños

Aprender los colores
22 enero, 2020
La vida es bella… pero también es real.
18 febrero, 2020

Todos, absolutamente todos los que participamos en la educación de los niños tenemos la obligación de priorizar un objetivo común: defender la infancia. Para ello se nos antoja fundamental, a todos los niveles, respetar los derechos de todos los niños. Y eso obliga a cumplir unas reglas que deben partir de la sociedad.

Defender la infancia, un deber de la sociedad

La educación de nuestros niños, sin lugar a dudas, debe estar regulada por la autoridad. Esto significa que, en definitiva, debe ser la sociedad la responsable de esta regulación en función de criterios consensuados: las normas.

En las islas Canarias, sólo los Centros autorizados por la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias nos dan garantía del cumplimiento de toda la normativa para realizar la importante función de educar de 0 a 3 años. Es obligación de todos los actores participantes en este ámbito respetar el derecho a la educación y que esta sea de calidad en la primera infancia.

Por qué surge «EDUCANDO Asociación Escuelas Infantiles Las Palmas»

Ante la proliferación de Espacios de apoyo familiar, Ludotecas, Madre de Día y Centros no autorizados las escuelas infantiles, nos vemos en la necesidad de aclarar a los padres, madres y tutores de los niños cuál es nuestro papel y qué aspectos de la normativa nos vemos obligados a cumplir.
No nos cabe duda de que son muchos los trabajadores de la infancia que desarrollarán un trabajo magnífico. Sin embargo, esto no debe de eximirlos del cumplimiento de la ley y respetar la normativa que la sociedad impone pensando siempre en la defensa de la infancia.
Es, entonces, en este marco, en el que surge la necesidad de que las escuelas infantiles se asocien para aclarar su postura y exigir a la Consejería el trato equitativo para todos los que dedicamos la profesión (y la vida) a trabajar por el mejor futuro para los niños. Nace, de esta manera, la asociación «EDUCANDO Asociación Escuelas Infantiles Las Palmas», conformada por algunas de las escuelas más representativas de la isla y de la que somos también partícipes.

Qué aseguramos desde las Escuelas Infantiles

Desde la asociación, queremos defender la importancia de acatar una normativa que garantice a los niños entre 0 y 3 años la mejor educación posible dentro de la legislación vigente. Para ello, define su postura que nos diferencian de otros centros que prestan servicios a la infancia y que no se rigen por los mismos, asegurando los siguientes puntos:

  1. Las escuelas infantiles debemos cumplir con la legislación educativa y estamos comprometidas con la educación.
  2. Cumplimos con la legislación vigente sobre seguridad y requisitos estructurales de los espacios destinados a la actividad.
  3. Atendemos las necesidades educativas de los niños mediante profesionales titulados y en formación continua.
  4. Ofrecemos un apoyo a las familias y a la Atención Temprana.
  5. Las escuelas infantiles sí estamos sujetas a supervisión por parte de la Inspección Educativa y Sanitaria para así asegurar la calidad y la profesionalidad del servicio.
  6. Nuestros centros poseen un código de autorización de la Consejería de Educación para impartir la actividad de Educación Infantil de 0 a 3 años.
  7. Las familias de nuestros niños pueden deducir los gastos de Centros de Educación Infantil en el IRPF y recibir ayudas del Gobierno Autónomo para la escolarización.

Es por ello que hacemos un llamamiento también a la Consejería de Educación, de Protección del Menor, para que mueva ficha y ordene las funciones y obligaciones según la tipología de cada centro y servicio.

Es importante tener información clara respecto a la función de los centros de educación infantil, que, afortunadamente, hay muchos y de calidad en Canarias. Sobre todo, porque cumplen con una normativa como centros educativos de 0 a 3 años donde se tienen en cuenta muchos aspectos imprescindibles para el bienestar y desarrollo infantil, desde las condiciones de las instalaciones, los metros cuadrados por niño, aireación, iluminación y otros aspectos aún mas destacables como número de niños por aula según las edades, cualificación de las/los profesionales que trabajan con ellos, presencia de un proyecto educativo, normativa sanitaria y, además, todo ello fiscalizado por la inspección.

Apoyar el desarrollo evolutivo de un niño no es algo que cualquier persona o empresa pueda llevar a cabo.

Educar no es guardar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *