Reflujo gastroesofágico en lactantes: ¿cómo puedes ayudar a tu bebé?

Campus de Verano
Campus de Verano Pizquito 2021
15 junio, 2021
dermatitis-del-panal-verano
Dermatitis del pañal: síntomas y claves principales para poder evitarla
 en verano
12 julio, 2021
Mostrar todo
Reflujo gastroesofágico en lactantes mamá con bebé

¿Has notado que tu bebé tiene reflujo y estás buscando la manera de ayudarle? Una consulta con el pediatra te orientará en lo más conveniente para solucionar este problema. Sin embargo, a continuación compartimos algunos consejos útiles en caso de reflujo gastroesofágico en lactantes.

El reflujo gastroesofágico en lactantes no suele ser grave

En primer lugar, debes saber que esta afección no suele ser grave y va desapareciendo a medida que el recién nacido crece. Hay que tener en cuenta que el músculo del esfínter del esófago inferior todavía no está desarrollado del todo. Por este motivo, el contenido del estómago puede regresar al esófago con más facilidad, de modo que el bebé regurgita o devuelve la leche.

Con el paso de los meses, los cambios en la postura y la introducción de alimentos sólidos, el esfínter se va desarrollando y el problema suele desaparecer de manera natural. En este sentido, el reflujo gastroesofágico en lactantes no es común que dure más allá de los 18 meses.

¿Cómo puedes saber si es reflujo gastroesofágico?

Esta enfermedad afecta a un 8 % de los bebés lactantes. No obstante, debes diferenciarla de una simple regurgitación después de la toma, en cuyo caso suelen ser cantidades más pequeñas.

Algunos síntomas que pueden ayudarte a confirmar esta afección son los siguientes, además de los vómitos fuertes y frecuentes:

  • Arquea la espalda echándose hacia atrás durante o después de comer.
  • Cólicos durante más de tres horas al día sin motivo aparente.
  • Come poco o se niega a comer, tiene arcadas, tos o le cuesta tragar.
  • Está irritable, sobre todo después de las comidas.
  • Está perdiendo peso o casi no aumenta.
  • Presenta problemas para respirar o los sonidos conocidos como sibilancias.

En todos estos casos, el pediatra será quien deberá dar el diagnóstico definitivo. En algunos casos podría encargar algunas pruebas necesarias o recetar medicamentos específicos.

¿Cómo puedes ayudar a tu bebé?

Aunque ya sabes que en la mayoría de los casos no presenta gravedad, sí que es una molestia para el bebé, ya que le causa quemazón y vómitos, y también una preocupación para ti. A continuación te damos algunos consejos para que puedas proporcionarle alivio:

  • Más tomas y de menor cantidad: El reflujo suele empeorar con el estómago demasiado lleno. Por este motivo, se recomienda aumentar el número de tomas pero de menor cantidad. En este sentido, es mejor no esperar a que tenga mucha hambre para darle el pecho, ya que en ese caso comería con más ansia.
  • Mantenlo en una postura vertical después de darle de comer: Durante media hora después de alimentarlo, procura mantenerlo en una postura vertical en lugar de tumbarlo. Además, evita que tenga presión en el estómago (por ejemplo, por los pañales) o que alguien se ponga a jugar con él durante ese rato.
  • Hazle eructar 2 o 3 veces durante la comida o después de darle el pecho: El uso excesivo del chupete también puede ser perjudicial, ya que permite la entrada de aire al estómago.
  • A la hora de acostarlo, ponlo siempre de espaldas. Esta es la postura más conveniente, además de ser la recomendada para evitar el síndrome de muerte infantil del lactante. Además, puede ser de gran ayuda levantarle la cabecera de la cuna más o menos 45 grados.

Estos consejos suelen ser muy útiles para tratar el reflujo gastroesofágico en lactantes. No obstante, debes saber que esta información solo puede servir de orientación si observas estos síntomas en tu bebé. Lo importante es comunicarlo al pediatra para que sea él quien realice el diagnóstico y te recomiende las medidas y tratamiento que considere necesarios.

Imagen | Pixabay

Fuentes de referencia:
https://www.bebesymas.com/salud-infantil/reflujo-gastroesofagico-lactantes-como-ayudar-a-mi-bebe
https://medlineplus.gov/spanish/refluxininfants.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *