Cómo prevenir la asfixia en niños por atragantamiento

Petit Circus trajo la magia del circo al Parque Doramas
26 septiembre, 2019

En España, todos los años hay entre 3 y 10 casos de asfixia en niños en los grandes hospitales pediátricos españoles por ingesta de cuerpos extraños en la vía aérea. La máxima incidencia se presenta en menores de 3 años y más frecuentemente en varones.

La asfixia en niños se puede prevenir

Para evitar verte en una situación tan desagradable, te vamos a dar una serie de consejos que pueden, incluso, salvarle la vida a tu Pizquito:

  • Si el niño es menor de 5 ó 6 años, evita darle frutos secos enteros ni semillas. Es bueno que los coman, porque son muy nutritivos, pero es mucho más seguro que los tritures primero. Algunos de ellos son las pipas, cacahuetes, avellanas, almendras, etc.
  • Enséñale a que no se meta objetos pequeños en la boca, nariz o en los oídos.
  • Objetos pequeños como los capuchones de un bolígrafo o las pilas de botón pueden ser peligrosas. No las dejes al alcance de los niños para evitar que se atraganten.
  • Es muy común que los niños coman jugando o saltando. Haz que aprendan a masticar bien los alimentos y que coman sentados y tranquilos.
  • En otro artículo anterior, te hablamos de los alimentos que producían más frecuentemente el atragantamiento en los niños, como uvas, roscas o salchichas.
  • Ten cuidado si vas a darle a tu hijo pequeños frutos con hueso, como las cerezas o las aceitunas. De la misma forma, si va a comer frutas que tienen semillas, como el melón o la sandía, debes sacarlas antes.

Cómo reconocer el atragantamiento y qué hacer para evitar que se asfixie

Los efectos de un cuerpo extraño cuando entra en la vía aérea dependen de su forma y localización. Los objetos grandes, redondos o expandibles producen una obstrucción completa, mientras que los objetos de forma irregular permiten que pase el aire a su alrededor, y la obstrucción parcial puede en una fase inicial pasar desapercibida. En cuanto a la localización, el cuerpo puede quedar retenido en la laringe, la tráquea o el bronquio.

Cuando un cuerpo extraño pasa a la vía aérea, el organismo reacciona de forma automática, mediante la tos. La tos puede hacer que el objeto sea expulsado solucionando el problema. Pero puede ocurrir que el cuerpo extraño se fije en algún punto del trayecto obstruyendo la respiración en mayor o menor grado y requiera una intervención médica de urgencia.

Fuente: Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica SEPAR 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *