Consejos para prevenir el resfriado en los niños

Infórmate sobre las deducciones por gastos de guardería o Educación Infantil
18 enero, 2019
Pasos que no debes saltarte para vigilar la salud dental de tus hijos
28 enero, 2019

Los niños, al tener el sistema inmunológico menos desarrollado, pueden llegar a pasar por resfriados cinco o seis veces al año. Existe, sin embargo, una serie de medidas que podemos enseñar a los más pequeños y extender a toda la familia para evitar el contagio.

Consejos para prevenir el resfriado en niños

  • Lavarse las manos, como mínimo cinco veces al día, con agua y jabón y durante 15 segundos, es una de las formas para evitar la transmisión del virus, si hemos tocado el pomo de una puerta o el juguete donde previamente una persona acatarrada ha tosido o estornudado. También ayuda no compartir objetos personales como toallas o vajilla: el inocente gesto de dar a probar una cucharada de sopa con la misma cuchara ya abre las puertas al virus. Además, es recomendable incluir frutas y verduras de forma habitual en la alimentación para aumentar nuestras defensas.
  • Ventilar las aulas y los hogares tres veces al día durante cortos espacios de tiempo evita la concentración y sequedad en el ambiente, donde quedan los virus en suspensión o sobre superficies de muebles y juguetes, esperando a entrar en contacto con nuestras vías respiratorias a través de la nariz o la boca. Toser y estornudar sobre pañuelos de papel, en vez de las propias manos, y volver a lavarlas, es otra forma de mantener los virus a raya.
  • Lo más recomendable sería que los niños salgan bien abrigados al patio y al parque más a menudo en invierno, precisamente para evitar los lugares cerrados, un espacio ideal para la trasmisión de resfriados.

¿Qué hacer si el niño se ha resfriado?

Si a pesar de todas las medidas preventivas, el niño se ha resfriado, la buena noticia es que los síntomas no duran más de una semana. Desafortunadamente, no existe un tratamiento específico.

En el caso del resfriado común, solo podemos intentar aliviar los síntomas y el malestar del niño con remedios como un lavado nasal con aerosol o solución salina para aliviar la congestión, una cucharadita de miel para suavizar la tos nocturna, hidratar adecuadamente bebiendo más agua o evitar la sequedad del ambiente con un humidificador en su habitación.


Fuente: elpais.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *