Por qué celebramos los Finaos en Pizquito

Cómo acceder a las subvenciones de la Consejería de Educación para contribuir a los gastos de las familias
17 octubre, 2019
¿Qué tengo que hacer para ganar un bono de 150 euros para las tiendas CoolKid?
6 noviembre, 2019

Cada año, en Pizquito, festejamos los Finaos. Sabemos que es una lucha, en cierto modo, perdida frente a la creciente fiesta anglosajona de Halloween. Sin embargo, tenemos muchos motivos para creer que merece la pena mantener esta tradición.

Una tradición para recordar a Los Finaos

La Noche de los Finaos (término que procede de «finados») reunía, tradicionalmente, a las familias para recordar a aquellos que ya no estaban. Los Ranchos de Ánimas recorrían las calles, visitando casa a casa donde había fallecido algún miembro. Dicho así, lógicamente, suena «mucho menos divertido» que una fiesta de disfraces. No obstante, el inmenso valor que posee radica en la fuerza de la «tradición oral».

Las abuelas cuentan cuentos a los niños en Los Finaos

La importancia de la tradición oral

En estos encuentros, las familias relataban las historias de los antepasados a aquellos miembros que no llegaron a conocerlos. Contaban anécdotas e historias míticas, proezas o, incluso, metidas de pata y travesuras. Cualquier recuerdo que ayudara a saber un poco más de dónde venías y a hacer que su recuerdo perdure en el tiempo y en las generaciones. Era, además, un perfecto cuadro para plasmar la sociedad en la que vivían.

En nuestra escuela, frente a la avalancha mediática que acompaña a la fiesta de los «truco o trato», decidimos seguir apostando por difundir nuestra tradición. Siendo conscientes de que trabajamos con niños de 0 a 3 años, aprovechamos cualquier circunstancia para educar, siguiendo las directrices del currículo escolar.

la noche de los finaos

Cuentos, canciones y gastronomía canaria

De esta forma, la «tradición oral» la representa una abuela que viene a contarnos cuentos. El Rancho de Ánimas lo cambiamos por una parranda que nos hace cantar y bailar durante toda la mañana. Y, por supuesto, recuperamos la gastronomía tradicional. No solo asamos castañas y comemos otros frutos de otoño, sino que degustamos también huesos de santo, dulce o cabello de ángel, hecho con calabaza.

Son ya varios años los que llevamos festejando las mañanas de la víspera de Todos los Santos. Y  nos encanta que vengas y participes de esta tradición en la que, entre bromas, recordamos nuestro lema: «nosotros no destrozamos calabazas, asamos castañas».

castañas vs calabazas en los finaos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *